jueves, 16 de mayo de 2013

Recogida de firmas de Amnistía Internacional para salvar a Beatriz, la joven embarazada y gravemente enferma, cuya vida corre peligro por ser ilegal el aborto en su país

Beatriz, la negación del derecho a la salud

Beatriz es una joven pobre de la zona rural de El Salvador, ella al igual que la mayoría de la población joven no ha tenido acceso a la educación sexual. Está en su segundo embarazo, sólo que esta vez es anancéfalo (no tiene cerebro y por tanto es incompatible con la vida), tiene lupus e insuficiencia renal, su vida corre riesgo, hace 26 días interpuso un amparo a la Corte Suprema de Justicia para solicitar la finalización de la gestación, los grupos fundamentalistas han intervenido por lo que la Sala de lo Constitucional no ha resuelto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA ha emitido medidas cautelares, las cuales tampoco se han cumplido. Esta joven puede morir a causa de la penalización absoluta del aborto.
Fuente: Vimeo




Las autoridades de El Salvador deben, de forma inmediata, proveer a Beatriz, joven embarazada seriamente enferma, el tratamiento médico vital que, hasta ahora, le ha sido negado. Los médicos dicen que Beatriz podría morir si continúa con su embarazo, pero no la han tratado porque temen ser procesados bajo las estrictas leyes anti-aborto del país.
Beatriz, de 22 años, sufre problemas de salud que ponen su vida en peligro durante su embarazo. Tiene un historial de lupus, enfermedad en la cual el sistema inmunológico ataca los tejidos del propio cuerpo, y una enfermedad renal relacionada con el lupus. 

A Beatriz se le ha diagnosticado un alto riesgo de morir a causa del embarazo si sigue adelante con él. Tres pruebas realizadas han confirmado que el feto es anencefálico (le falta gran parte del cerebro y el cráneo). Casi todos los bebés anencefálicos mueren antes del parto, o unas horas o días después de nacer.

Beatriz, actualmente embarazada de 23 semanas y con un hijo de un año de edad, desea poner fin a su embarazo para poder salvar su vida, y lleva pidiéndolo desde hace más de dos meses. 

El aborto en El Salvador está penalizado en todas las circunstancias. En virtud del artículo nº 133 del Código Penal, toda persona que practique un aborto o trate de acceder a él puede ser condenada a largas penas de prisión.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y cuatro expertos de Naciones Unidas han instado al gobierno de El Salvador a proporcionarle a Beatriz el tratamiento médico que necesita, pero el gobierno aún no lo ha hecho. 




Fuente: AI